La apariencia de una mujer durante el embarazo no debe ser descuidada, el hecho de que el cuerpo cambie y usualmente aumente su volumen no quiere decir que una mujer pueda verse mal vestida y mucho menos fea.

Y evidentemente la condición de embarazo no puede privar a una mujer de disfrutar de bellos días de playa. Es por esto que elección primordial, es la del traje de baños, de una o dos piezas, en un solo tono o con estampados, todo dependerá del gusto y estilo de la mujer que lo lleve puesto. Pero sin duda, un gran consejo lo constituye el que ante todo, sea una prenda no solo bonita, sino además, cómoda y practica para las condiciones que representa una mujer embarazada. Si lo que se quiere es lucir una hermosa panza, lo as conveniente será un traje de baño de dos piezas, pero si se elije el de una pieza será de todas formas buena opción, resaltará sobre todo de las curvas de la parte trasera de la mujer y tornará en una prenda interesante.