Es evidente que durante el embarazo, el cuerpo de las mujeres cambia, y mucho. Es por esto que se da usualmente, entre féminas en cinta, la necesidad de cambiar de corpiños.

Claramente los que se usaban antes del estado de gravidez no son los más adecuados y cómodos para el nuevo cuerpo de la mujer.

Lo importante, es sin embargo, que a pesar de que se bebe cambiar de ropa interior, específicamente de corpiños, esta no tiene porque ser fea o aburrida, un buen consejo podría se un corpiño de algodón pero con diseños y en colores atractivos que hagan lucir el busto de la mujer, que a pesar de estar embarazada y de ser una futura madre, nunca pierde su condición inicial de MUJER.

Recuerda, no por estar embarazada cambies tu estilo de vida o te sientas con menos libertades. Hay que aprender a vivir en tu nueva condición sintiéndose mas mujer que nunca.